Alojamiento


La Masía

 

 

Nuestro alojamiento rural es una antigua Masía tradicional, "Mas de Pellejo", situada en la Val Rovira, entre Calaceite y Arens de Lledo (Comarca del Matarraña, Teruel), rodeada de olivos, almendros y viñas, en pleno bosque mediterráneo, dentro de la zona protegida del Águila-azor perdicera (Aquila faciata).

 

La Masía estaba deshabitada desde hacía unos sesenta años, sin agua, sin luz  y a punto de hundirse. La hemos restaurado  conservando la arquitectura tradicional de la zona, recuperando la mayoría del mobiliario y aperos de labranza que encontramos en ella dándoles una nueva vida.

 

 

La rehabilitación la hemos realizado siguiendo criterios de sostenibilidad y autosuficiencia, hemos colocado placas solares para conseguir electricidad, el agua la obtenemos de nuestro propio pozo, y las aguas grises se depuran en una fosa séptica biológica. Los restos orgánicos se transforman en compost, el vidrio se reutiliza, y los plásticos y el papel (cuyo consumo intentamos evitar) se recicla.

Todo esto hace que la Masía sea autónoma, y nos permite reducir nuestra huella de contaminación al mínimo.

 

 

 

 

Mas de Pellejo ofrece alojamiento por habitaciones para  máximo 13 personas:

  • 3 habitaciones dobles con baño privado.
  • 1 habitación triple con baño privado.
  • 2 habitaciones dobles con baño compartido.

Los dormitorios y los baños incluyen sábanas, mantas,  edredones  y toallas .

 

espacios comunes amplios:

  • Sala de estar/biblioteca con chimenea.
  • Comedor. 
  • Salón-comedor.

 

Mas de Pellejo no es una casa rural convencional, entendemos este espacio y su entorno natural como un lugar especial y diferente para desconectar por un tiempo de la rutina y el estrés, aquí  no encontrarás televisión, no os aseguramos cobertura de móviles y la disponibilidad de señal Wifi es limitada,  el vecino mas cercano es el silencio.

 

Para nosotros, el objetivo principal de este proyecto es compartir Mas de Pellejo (vivimos en el antiguo pajar, ahora rehabilitado) con personas que quieran romper con lo cotidiano, que amen la naturaleza y la respeten, que les guste  el silencio, sentir el aire en el cuerpo, oler la naturaleza, ver que cada día es distinto y disfrutarlo... en definitiva vivir una experiencia única.